A raíz de una serie de inspecciones de la Guardia Civil que se produjeron en 2017 en algunos comercios del norte de España, se intervinieron una serie de cuchillos de actividades subacuáticas por no llegar a la medida mínima reglamentaria: 11 cm de hoja. Esto supuso sanciones a distribuidores y fabricantes que, en caso de reincidencia, podían llegar a ser de varios miles de euros. Las mismas sanciones podían recaer sobre los portadores de los cuchillos no homologados, los deportistas.

 IFSUA mantuvo durante 2018 diversas reuniones con la dirección de la Guardia Civil (ICAE) de Madrid para hacerles ver lo inapropiado de la regulación y han conseguido que se homologuen todos los cuchillos para las actividades subacuáticas de más de 60mm de hoja siempre y cuando tengan un filo dentado.

Representantes de IFSUA, La Guardia Civil, y fabricantes y distribuidores: Cressi, Mares y Aqua Lung/Omer.

Por otro lado, la Guardia Civil ha puesto como condición que los que adquieran el cuchillo deben presentar ante el establecimiento una tarjeta federativa o deportiva en vigor que acredite que pertenecen al sector de las actividades subacuáticas.


 

Facebook
Facebook
TWITTER
Google+
Google+