Sus playas le han dado fama internacional y han conseguido que desde hace más de 50 años Benidorm esté situada en el mapa vacacional de millones de personas. De hecho, sus dos playas urbanas están consideradas las mejores del Mediterráneo, y sus tres calas, pintorescas, el contrapunto perfecto para realizar excursiones con el tubo y las gafas o la iniciación al submarinismo. Además, su skyline único, fotografiado desde mil perspectivas y reconocible desde mucho antes de llegar, le ha valido el calificativo del Manhattan del Mediterráneo.

 En Benidorm hay mucho por descubrir y, sobre todo, experiencias que vivir, tantas como visitantes en todas las épocas del año. Porque hay un Benidorm para cada tipo de turista; para el que busca diversión, para el que llega ansiando desconexión, para el que quiere unas vacaciones activas al aire libre en un entorno privilegiado, para el que quiere disfrutar de la mejor gastronomía al lado de los suyos, y para el que quiere tener todo eso a la vez. 

Y con una temperatura perfecta durante el otoño, con una media en los últimos años de + 20º C  (dentro y fuera del agua) hasta el mes de Diciembre.

Snorkel en una cala de la costa de Benidorm. Otoño 2018.

Pocos asocian Benidorm al buceo, considerado por muchos buceadores experimentados de gran nivel. Los fondos marinos benidormenses son verdaderamente atractivos gracias a situarse dentro del Parque Natural de Sierra Gelada, cuyos imponentes acantilados de más de 300 metros de altura se desploman sobre el mar presentando numerosos accidentes submarinos como islotes, bajos, cortadas y barras.

Paseo por Sierra Gelada

Los amantes del fondo del mar, gracias a las condiciones de luminosidad e hidrodinamismo, pueden disfrutar de una gran variedad de especies mediterráneas y de unas aguas verdaderamente limpias, como prueba la presencia de bancos de castañuelas. Además es una zona de gran visibilidad  que en época alcanza fácilmente los 25 metros durante la mayor parte del año

En el litoral de Benidorm hay algunas zonas de buceo como la Llosa, la Cueva del Elefante, la Isla Mediana y la Isla de Benidorm, icónica imagen de esta gran urbe alicantina. La fauna marina es muy interesante y de ellas destacan, entre otras especies, obladas, mojarras, salpas, morenas, pulpos, peces luna en el azul y caballitos de mar.

Cala Tio Ximo Benidorm

Inmersión rodeada de pequeñas criaturas en la Cueva de Elefante

El buceo más peculiar del Parque Natural de Sierra Gelada lleva a visitar dos cuevas: la Cueva del Elefante y la Cueva de los Enanos, ambas situadas a los pies de los acantilados de la sierra. La entrada de la primera cueva, la principal, se encuentra a 12 metros de profundidad, y cuenta con una cámara repleta de estalactitas y con una burbuja de aire que permite salir y maravillarse de todo cuanto rodea. La segunda, de menor tamaño, cuenta con otra burbuja en la se puede salir a respirar, donde antes se situaban las siete estatuas de enanitos que dieron nombre a este accidente, aunque ahora solo queda una. Ambas cuevas están repletas de salientes tapizados de coral naranja y pequeñas oquedades que la hacen verdaderamente atractiva. Para los aficionados a la fauna se encuentran innumerables entretenimientos, dada a la abundancia de pequeñas criaturas, como gusanos poliquetos y numerosos nudibranquios y quisquillas Palaemon elegans.

Un buceo entre cefalópodos en la Isla Mediana

Otro lugar idílico para la práctica de buceo es la Isla Mediana, también conocida como la Isla de los pulpos por la gran presencia de cefalópodos que pueblan sus fondos. La isla emerge desde los 26 metros de fondo. Durante el buceo se pueden deleitar los paisajes y la fauna que la rodean. La isla se caracteriza por diferentes factores en el norte y en el sur: la cara noroeste, la que apunta hacia tierra firme, presenta unos fondos rocosos con una profundidad que no supera los 10 metros. El lado opuesto, orientado al mar abierto, la protagoniza un importante cortado hasta los 25 metros, frecuentada de especies peculiares como los peces de luna.

El símbolo distintivo, la Isla de Benidorm

A tan sólo 2 millas de la costa, la isla de Benidorm de tan solo 6,5 hectáreas de superficie, es también una de las mejores zonas de buceo de toda la provincia de Alicante. La inmersión estrella es La Llosa donde puedes disfrutar de magníficas paredes de coral, hasta una profundidad máxima de -25m, en la cara este de la isla. Para un buceo más relajado, la mejor opción es Punta Garbí, también conocido como Lebeche. Se trata de un buceo con una profundidad media de 15 metros, que lleva a recorrer una plataforma rocosa. Esta inmersión es todo un acuario, gracias a la cantidad de fauna que se congrega en la zona. Finalmente no se debe olvidar de Los Arcos, en cuyo fondo despuntan grandes rocas repletas de cornisas y grietas que dan juego al buceador. La profundidad es de 10-12 metros y hay presencia de congrios, morenas, langostas y pulpos.

Para más información sobre el buceo solo tienes que dirigirte a los centros de buceo de Benidorm o a su Oficina de Turismo.

Centro de Buceo DIVING STONES

Centro de Buceo NISOS BENIDORM  



 

Facebook
Facebook
TWITTER
Google+
Google+