Facebook
Facebook
Instagram
Google+
Google+

Esta semana un artículo comenzó a circular en las redes sociales, especulando que los actuales propietarios de PADI podrían estar en conversaciones para vender la mayor agencia de certificación de la industria del buceo a Montagu, los actuales propietarios del grupo Aqua Lung.

Citando a una fuente “generalmente bien informada”, la consultora de negocios y estratega de marketing Darcy Kieran, escribió en la revista Scubanomics que “…el grupo inversor formado por familias estadounidenses que recientemente compraron PADI por 700 millones de dólares lo están poniendo a la venta, nuevamente, esta vez con un precio inicial de 1,2 billones de dólares…”

Mark Crowley, colega de la revista Dive Magazine (UK) se puso en contacto al respecto con Scubanomics, que respondieron que su principal fuente “es un alto ejecutivo de la industria del buceo” y que, sin embargo, “el acuerdo no se había completado por lo que hemos escuchado”. Podría suceder, o no. Y de suceder, probablemente por menos del precio inicial.

Como los lectores de aQua recordaran, PADI fue vendido por los propietarios de Providence Equity Partners LLC  -sus antiguos dueños- a un consorcio estadounidense llamado Mandarin Holdings en 2017 con un precio inicial de  1 billón de dólares, de los cuales Mandarin pagó  finalmente 700 millones de dólares. El nombre del grupo comprador hizo especular en su momento que PADI había sido comprado por un consorcio chino, aunque luego PADI publico un comunicado de prensa en el que informaba que el grupo inversor tenía su base en Norteamérica.

En su artículo de Scubanomics, Kieran afirma que está escuchando “de varias fuentes” que las conversaciones “están en curso” sobre la venta de PADI a Montagu, la compañía que compro el grupo Aqua Lung a Air Liquide, en la misma época que PADI se vendió al grupo Mandarin Holdings.

El artículo especula sobre las diversas razones por las que Mandarin Holdings puede haber llegado a pensar que respaldaron a un negocio equivocado. PADI, de hecho, cometió varios errores en los últimos años. Los márgenes comerciales han disminuido  para sus legiones de instructores, y su intento a principios de 2014 de evitar que algunos centros de buceo operaran a través de varias agencias simultáneamente causó un gran revuelo en la comunidad de buceo. Como resultado, muchos centros de buceo e instructores realizaron “crossovers” hacia SSI, un movimiento que seguramente afecto los ingresos de PADI, durante años en que la desaceleración económica mundial ha traído poco crecimiento a la industria del buceo.

En esta etapa inicial, la especulación sobre una posible fusión entre PADI y Aqua Lung es exactamente eso, pero recordemos que la venta de PADI a Mandarin Holdings fue comunicada ha base de filtraciones y rumores hasta que se concretó el acuerdo.